Caridad y hambre

Esta mañana caminaba por el centro de Jerez. Antes iba al centro a comprar, ahora a echar curriculums.

La crisis. Ya saben.

Pero lo más triste, es que la mitad de las tiendas estaban cerradas. Sí, eché muchos curriculums. Pero sobre todo, conocí dos nuevos fenómenos de nuestros tiempos. El captador de socios y el porta hucha.

¿Qué que diferencia existe entre el captador de socios y el porta hucha? Pongo ejemplos vividos por mi persona. 

Voy caminando por la Calle Larga y de repente oigo una voz que me dice: Perdone señor ¿tendría un minuto? El captador de socio lleva una identificación y más o menos buena presencia. En primer lugar te dice buenos días y luego te explica los objetivos de su organización (generalmente una ONG). Intenta que te hagas socio a cambio de una pequeña cuota al mes, siempre políticamente correcto.

Luego está el porta hucha.

Sigo esa calle y de repente oigo: buenosdiasunaayudaparalosenfermosdelsida. Si, sin comas. De sopetón. Mi procesador personal tarda unos segundos en descifrar ese código lingüístico, pero en medio de esa operación… ¡Plack!

 Me ha puesto una pegatina de lucha contra el SIDA. Atónito miro mi pecho con la pegatina puesta. Miro la pegatina y miro a la mujer, de nuevo a la pegatina, luego a la mujer. Y no entiendo que poder tiene ese pequeño adhesivo redondo, que con el, te sientes en la obligación de aportar algo para la causa.

–         Perdona, pero no llevo nada suelto…

–         Bueno, no se preocupe, aceptamos billetes.

 Claro, que cosas las mías…

 Abro la cartera y encuentro los dos únicos euros (una moneda de 2 €) que tenía para desayunar. Estaba pensando en decirle que no tenía nada, pero el poder de la pegatina hizo que introdujera los dos euros en la hucha.

–         ¡Muchas gracias muchacho!

–         Nada mujer, ya que no voy a desayunar yo, al menos que desayune otro.

 Después de esta aventura, proseguí mi camino, no sin estar alerta por si veo a otro porta hucha, ya que estaba caminando por su hábitat natural. A lo lejos, me percaté de que había otro, de distinta organización, acechando a su presa cual león en la sabana Africana. Corrí como una cría de gacela en busca de otra calle libre de porta hucha y gracias a dios, lo conseguí.

 ¿Cuál es la diferencia? Pues que al captador de socios, le puedes decir que no, ya que no te pone ninguna pegatina, pero si el porta hucha te la pone, estás perdido y finalmente llegas a tu casa con agujetas y con hambre.

Anuncios

Un pensamiento en “Caridad y hambre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s