Descartado: Pienso, luego no trabajo

Esta mañana, como cualquiera de este mes, caminaba por el centro de la ciudad con la esperanza de encontrar un trabajo. Lo que solemos hacer los jóvenes hoy en día.

Cosas de chavales.

Por una de las calles, observé que en un bar necesitaban camarero. Miré a todos lados, buscando la cámara oculta, pero al parecer era cierto. Creo que me puse nervioso.

Entré al establecimiento y pregunté por el encargado. Muy amablemente, me indicaron que estaba tras una de las puertas, que a mi parecer, era la del WC, pero bueno, cosas más raras se han visto. 

Llamé a la puerta y a la señal de pase, entré. En un pequeño cuarto, equiparable quizás al zulo donde tuvieron raptado al pobre Ortega Lara. Allí sentado, un hombre de unos 50 años, calvo, con cara de pocos amigos. A su lado, una foto del Caudillo de España.

Creo que esa foto no se llevaría muy bien con el póster de Ché Guevara de mi habitación, pensé. Cosas mías.

Tras apartar mis ojos de aquella grotesca imagen, me centré en la entrevista con el encargado. Le entregué mi currículum y comenzó a leerlo.

–         Tienes experiencia en bar y catering ¿no?

–         Sí, eso es lo que pone en el currículum.

–         Pero ¿cuánto tiempo tienes de experiencia?

–         Mis contratos siempre han sido por obra / servicio caballero, es lo que hacen con los jóvenes mientras estudian.

–         Muy bien. Pero, veo que tienes estudios universitarios…

–         Sí, terminé recientemente la Diplomatura de Trabajo Social…

–         Así que rojillo ¿no?

–         No, no… Yo soy apolítico señor.

–         Si…ya…

No entiendo porque asocian una carrera a una ideología política, pero bueno, en mi caso han acertado.

–         Bueno y en el caso en que te contrate, si te surge algo relacionado con tus estudios, ¿tu que harías? 

Pregunta eliminatoria.

–         Pues por supuesto, cumpliría mi contrato con usted. (Una mierda. Una para ti y otra para el de la foto. Le pagaría a usted por tal de irme de ese antro que tiene pinta de antihigiénico).

–         Sí, claro…entiendo. Bueno de todas formas tengo tu currículum, te llamaré.

Sonaron las palabras mágicas. Porque claro, es una forma elegante de decir que no das el perfil.

La verdad es que ya me he acostumbrado a la pregunta eliminatoria. La del millón. De parados, supongo.

Y es que cuanto más estudios, menos posibilidades de encontrar trabajo tienes.

Si ya me lo decía todo el mundo: Hombre, no estudies ¿para que? Si acaso, haz FP, que es lo que está fomentando el Gobierno. Y claro, a mí que siempre me ha gustado llevar la contraria a la gente, hice caso omiso y me matriculé en la universidad. 

Maldito el día en que rellené la inscripción.

 Pero luego, pensando, me dí cuenta de que en realidad yo estaba equivocado. Porque claro, interesa tener a una persona que no tenga idea de nada, que quizás no tenga ni idea de que, como trabajador, tiene una serie de derechos. Interesa tener a una persona que se deje mangonear. Cuanto más burro mejor, por supuesto.

 Así va nuestro país. Un país al que le interesa que el pueblo no sepa de nada. Un pueblo inculto es más fácil de manejar. Los gobernantes si que saben, que listos que son.

 Tras la entrevista, salí del bar y nada más traspasar la puerta, pisé una mierda de perro.

Eso significa buena suerte, dije para mí.

 Si es que, el que no se consuela, es porque no quiere.

Anuncios

6 pensamientos en “Descartado: Pienso, luego no trabajo

  1. Hola:
    Me gustaría saber de qué var se trata, para no comer allí… una foto del caudillo… con lo feo que era¡¡

    • Jajajaja prefiero mantener el anonimato del establecimiento, no quiero perjudicar a nadie que la cosa está muy mala como para perder clientes jajajaja. De todas formas y si te sirve de consuelo, la foto estaba al lado del servicio… ¡Gracias por tu comentario!

  2. Frannnnn eres un crack de la narración, sea cual sea, la temática!! Vaya literata que estas echo eh! De cualquier anécdota diaria o tema que ocupa/preocupa la sociedad, sacas de ello unos relatos muy interesantes y bien redactados. Y además, das en el clavo con todo. Esté, especialmente, me ha encantado y he sonreido (reir es muy exagerado), pero es verdad, lo que dices…Ahhh!! Muy bien por guardar el anonimato del bar ese, pero chico nos harias un flaco favor para no ir…pero se ve que tu ética y moral, más quisieran muchos de los que no son “rojillos”, CALLARSE. OLÉEEEE por tí y tu imaginación. Sigue así, chico, que yo te seguiré leyendo.

    Saludos de una fan jajajajaja

    • Ahhh no tengas en cuenta algunas faltas de escritura, porque me he saltado alguna que otra palabra. Por ejemplo, no se si has entendido lo de CALLARSE, como lo he puesto todo seguido. Espero que sí!!

      Espero que pronto nos deleites con más relatos, sobre todo, los que te suceden y sacas moralejas de ellos. Con que esta noche…a dormir NO, si no a escribir jejeje

    • Muchas gracias Adriana! Aunque sabes que lo hago x entretenimiento, agradezco mucho tu comentario. Espero seguir escribiendo más cosillas y que te sigan gustando.
      Muchas gracias de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s