A presto

Llueve. Aunque quizás sean mis lágrimas.

Te marchas.

Hace una semana que lo se, pero te marchas. No puedo creer que te vayas a separar de mi lado. Han sido cerca de veinte años juntos, jugando a ser amigos y divirtiéndonos tanto, que llegamos a ser hermanos.

Aunque tu sangre no corre por mis venas, así lo siento. Porque no es la sangre lo que crea vínculos, sino el amor y la amistad. El estar siempre al lado. En lo bueno y en lo malo.

Se que te vas para mejorar y por ello me alegro. Pero no puedo evitar sentirme triste al pensar que pasará un largo tiempo hasta que pueda volver a sonreír a tu lado.

Hoy comparto unas de las últimas tardes contigo.

Hacemos una de las cosas que más no gustan; estar sentados en el coche mientras llueve, comiendo algo que hemos comprado. Un refresco y unas patatas fritas. Escuchamos la radio. Te miro sin que te des cuenta y aunque no me veas llorar, por dentro un mar me ahoga.

Porque son estos momentos tan simples, pero a la vez tan mágicos, los que quiero compartir contigo toda la vida. Porque no se necesita nada más, ni tan siquiera una palabra, para ser feliz a tu lado. Porque tan solo el recuerdo de una anécdota nos hace reír hasta llorar, porque la tristeza no impide que seamos felices, porque los problemas se quedan atrás cuando estamos juntos.

Nunca me has visto llorar, pero te aseguro que mientras escribo estas líneas, las lágrimas recorren mis mejillas y caen sobre la mesa. Pensando en el día en que te fallé y tu me perdonaste, pensando en que la muerte nos unió más aún si cabe, recordando lo feliz que éramos con una patín y una cuesta…

Tu primera guitarra eléctrica, tu primer grupo, tu primera canción… ¿Recuerdas?

Un café, una tapa, un paseo por la playa, una vuelta en coche sin rumbo definido… Espero que lo recuerdes allí donde estés.

Me duele decirlo, pero espero que tu regreso sea lo más tarde posible, pues significará que todo te ha ido bien. No me olvides.

Acuérdate de mí cuando mires al sol, cuando cuentes las estrellas, cuando camines por la playa en la noche, cuando llueva y te quedes parado contemplando como poco a poco te mojas…

Te quiero, hermano.

Anuncios

7 pensamientos en “A presto

  1. En fín,qué decir? Sabía de sobra que me dedicarías alguna linea, pero no que esas lineas me jugaran esta “mala pasada”. Sí, somos así, no nos hace falta nada más para disfrutar. Tenemos ese don que nadie tiene, el de apreciar las pequeñas cosas, y sí, la vida nos ha tratado mal, y eso nos ha servido para madurar y para saber aprovechar cada oportunidad, para saber estar a alerta y cuidar de los nuestros sin que éstos nos lo pidan, y que ni siquiera se den cuenta. Son cosas que poca gente comprende, y que poca gente sabe apreciar.

    Muchos años, y aún quedan muchos más, te lo aseguro, porque en el fondo seguimos siendo esos niños que siempre han soñado cosas diferentes de los demás, como comprarnos un autobús para poder llevar a toda la familia a comer al campo. Siempre hemos seguido nuestro propio curso, sin dejarnos intoxicar por los demás.

    Estaré bien, todo lo bien que alguien puede estar sin los suyos, pero allí me van a cuidar día a día. Tendré mis dificultades como todo aquel que quiere empezar de cero, pero eso será pan comido porque se que aquí todos me apoyan, sólo tengo que descolgar el teléfono.

    Y no te olvides, esto no es un adiós, ni siquiera un hasta luego. Aunque esté allí, aquí me tienes 😉

  2. La caña tio, eres un crack campeòn,te podrìas dedicar a escribir un libro o algo por el estilo, porque macho, te lo curras que no veas, eso si, a mi me lo ragalas, jajaja

    • Muchas gracias Juan! La verdad es que eso del libro es muy complicado ya que no creo que tenga las cualidades necesarias para ello, pero muchas gracias por tus ánimos. Si alguna vez escribo un libro o hago una peli porno, no te preocupes que te lo regalaré (con dedicatoria especial para mi Juan jajaja). ¡Un abrazo!

  3. Diossss me has echo llorar a mí también!!! Cómo me identifico con esas palabras y frases llenas de cariño…Lo malo, en mí caso, es que no podría redactarlo y describir la “amistad” cómo Ud. lo ha realizado. Le llamo de Ud. y no de Don (lo reservo para el próximo relato que cuelgues), porque tienes un DON (valga la redundancia). Eres un “peazo” de escritor, filólogo, periodista…y así un sinfín de nominativos, que todos te vienen al dedillo. SIGUE ASÍ!!! Ahhh y ahora, en serio, deberías plantearte seriamente dedicarte al arte de “saber escribir”…te doy una pista…que tal algo sobre Servicios Sociales en el estado de Bienestar que estamos viviendo en el s.XXI??? Pero que lo PUBLIQUEN Y EDITEN como Don Francisco García Enriquez…Un besooo campeónnn!!!!!!

    • Bueno Adriana, aunque me alagan tus palabras, no puedo sino sonrojarme ante ellas, en mi opinión un poco exageradas (aunque te lo agradezco), porque de filólogo y periodista tengo poco jajajaja. Sabes que hago esto por puro entretenimiento y la existencia de personas como tú, a las que le gusta mis textos, me anima aún más si cabe a seguir con el blog. Con respecto al libro sobre los Servicios Sociales creo que sería cavar mi propia tumba ya que pondría a parir a todo el sistema jajajajaja.

      De nuevo muchas gracias por tus ánimos y tus comentarios.
      Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s