Hipercor

Aunque no soy un cliente habitual, si frecuento estas grandes superficies ya que suelo ir con mis abuelos.

Y es que los abuelos son un caso curioso. La mayoría de la gente piensa que los abuelos son una parte más del mobiliario del hogar, que el sofá fue montado por Ikea, que ellos iban en el pack y llevan un tornillo Björsvensson que une las babuchas con el sofá, pero lo cierto es que se puede aprender mucho cuando disfrutas de su compañía.

Como estaba comentando al principio del texto, suelo frecuentar este supermercado. Ya que mi economía no me permite comprar allí, voy con mis abuelos aunque con motivos bien distintos.

Por ejemplo con mi abuelo paterno no voy a comprar. Como hombre sabio que es, en vez de ir a mirar una obra, prefiere llamarme a mí y decirme: “¿Vamos al Hipercor y así le veo las piernas a las muchachas?” Y claro, así el hombre se da una vueltecita, ejercita las piernas que ya están un poco débiles y de paso se alegra la vista, que las cataratas son muy traicioneras.

La verdad es que cada vez que me dice “a mirar las piernas a las muchachas” pienso que mi abuelo no ha tenido que ver mucho cine en los últimos años y que lo último que vio fue la primera película de Carmen Sevilla o Concha Velasco, que con solo ver un tobillo un hombre podía dejar volar su imaginación. Y lo más gracioso de todo es su forma de observar a las mujeres. Porque nosotros, los de la nueva escuela (aunque no todos) miramos a las mujeres con disimulo, pero mi abuelo, miembro fundador de la Old School no. Lo primero que hace es darme un tirón del brazo y quedarse quieto para luego (utilizando un argot taurino) hacer una verónica que ni el mismísimo Jose Tomás haría y por la cual más de un aficionado a la tauromaquia sacaría a hombros por la puerta con el antirrobo. Es decir, realiza un giro de unos 182 º aproximadamente, en lo que la muchacha no puede evitar no darse cuenta y lo que hace es sonreír. Y mi abuelo, seguidamente sonríe y muestra una cara de felicidad nunca vista, siquiera cuando Marco encontró a su madre.

Y claro, yo me quedo atónito, porque si yo hiciera eso, lo mínimo que me dirían es cerdo. Eso si tengo suerte.

Que fácil es hacer feliz a un abuelo.

El caso de mi abuela materna, es diferente. Con ella si hago un uso real del supermercado, es decir, voy a comprar. Son 15 minutos andando desde donde vive hasta Hipercor (a su paso una media hora) y por ello me pide que la lleve en coche y así también le ayudo con las bolsas, que pesan mucho.

Caminamos tranquilos por las calles, entre suavizantes y magdalenas, hasta que llegamos a la zona de las conservas. Y si algo he aprendido con mi abuela, es que a cierta edad te da casi todo igual; te da igual si el Gobierno es incompetente o no, si la Esteban se ha operado o si Karmele va o no a Eurovisión. Eso sí, que la pensión no la toquen. Y parece que en parte, el dinero también le da un poco igual porque las cosas que compra no son baratas precisamente.

Una vez hemos llegado a la zona de las conservas me dice: 

–         Coge 6 packs de atún por favor.

–         ¿De la marca Hipercor no? (Porque claro, a mi me han enseñado que si compras algo de marca blanca es más barato).

–         No, no, tu coges ese que es el que siempre me llevo.

Y claro, miro el precio del pack de tres latas de atún y empiezo a notar una especie de taquicardia. 3,55 €. Ni más ni menos. 

–         Abuela, hija mía, esto es un poco caro. ¿Porqué no vamos a Mercadona o Dia, que es más barato? Y si no quieres ir, al menos coge el atún de la marca Hipercor.

–         No. Este es el atún que a mi me gusta y además yo siempre he venido a comprar al Hipercor.

Esas palabras son suficientes para que yo no vuelva a hablar. Porque claro, si a ella le gusta ese atún y su pensión le permite gastarse a lo sumo 21,30 € en atún claro en aceite de oliva, ¿quién soy yo para llevarle la contraria?

Seguimos caminando y llegamos a la parte en que están expuestos varios artículos como por ejemplo casitas para el jardín, bancos, mesas y sillas, etc. Y ante mi asombro, veo en un conjunto compuesto por mesa y cuatro sillas de mimbre a un señor, de unos 80 años, sentado en una de las sillas. Hasta ahí, más o menos normal, porque en realidad esa silla no es para sentarse, está de exposición para una posible compra, pero bueno, viendo la edad del sujeto en cuestión y su aspecto poco saludable en parte es comprensible que pueda estar sentado.

Pero lo que me sorprendió es que el hombre estaba dormido. Sí, dormido, placidamente. Para el no existía la gente alrededor, ni el ruido que hace el lector cuando pasan el código de barras ni tan siquiera la megafonía. Con dos cojones.

Segunda lección en tan solo 10 minutos; a los ancianos no les da casi todo igual, directamente les importa un carajo todo lo demás. Y claro, viendo esa escena, no pude sino sonreír y pensar que de mayor quiero ser como ese señor.

Finalmente llegamos a la caja (no sin seguir sonriendo pensando en lo que estará soñando el señor de la silla) y la cajera me señala el total a pagar. 

–         54,62 € caballero.

One moment… What? Pensé interiormente. Soy español pero en ocasiones pienso en inglés. Un defecto de fábrica, supongo. Porque claro, miro las bolsas y llevo siete u ocho productos por lo que el precio final me parecía excesivo, pero claro recuerdo los 21,30 € del atún y entonces lo comprendo.

Una vez pagado todo me dice mi abuela:

–         ¿Tu no quieres nada? ¿Te hace falta ropa? ¿Un jersey, una camisa…?

–         No abuela, tengo bastante ropa. A mí lo que me hace falta es una novia o un coche.

–         Las dos cosas dan problemas. Me responde.

Tu si que sabes, abuela.

Anuncios

7 pensamientos en “Hipercor

  1. q razon tienen las abuelas, ahora cn ese dinero se compra mejo en el dia, y le dices q te de la diferencia, q lo q se hace de toda la vida, no implica q sea siempre la mejor opcion.

  2. Asi son, tiernos y sabios, solo quieren hacer las cosas a su manera el poco tiempo que les quede. Geniales. Deberian liderar este pais. Un gobierno formado x abuelos, un sueno… y no solo porque seguramente sea un gobierno Republicano.

    Por favor, disfruten de sus abuelos, esos seres extranos e inexplicables que nos quieren, nos cuidan, nos protegen, y sobre todo, nos guian.

    Quien tiene un abuelo, tiene un tesoro!!!!

    pd: puto teclado italiano sin acentos ni egne!!

    • Tienes toda la razón, debemos disfrutar de los abuelos y no pensar que solo existen para cuidar de los niños. Podemos aprender mucho y siempre tienen alguna historia divertida para contarnos.

      Eso si habladle de crisis que seguro que se ríen. Ellos si han pasado de verdad tiempos difíciles.

      Un abrazo desde España, con ñ.

  3. Ya nos expusimos en el ultimo Congreso del PSOE-jEREZ, cuando la lista alternativa de los militantes de base planto cara a la de nuevo reelegida Secretaria General. Obtuvimos el 14% de los votos y sin embargo no tenemos representación en la Ejecutiva entrante. Como respuesta nos amenazaron con la expulsión si manteníamos la linea critica. Hoy la situación es insostenible y el tiempo transcurrido nos da la razón. Pero aun estamos a tiempo de reconducir la situación si hoy ese 14% se transformara en el, al menos el 51%. La verdad es tozuda y el valor se les supone como en la mili. Pido desde este templo de democracia y libertad de expresión la DIMISON de nuestra Secretaria General Pilar Sanchez Muñoz por el bien del Partido y por higiene democrática.

    • Aunque en este blog no somos partidarios de ninguna ideología política, si respetamos que cada cual exprese sus inquietudes al respecto.

      La libertad de expresión es un derecho fundamental al que nosotros deseamos contribuir a través de este blog, pero no deseamos convertirlo en un lugar de propaganda política ya que creemos que existen otros medios para hacerlo.

      Muchas gracias por su comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s