Vamos a conocernos

Una mañana, de estas de joven parado y sin expectativas de futuro, estaba ordenando mi habitación mientras escuchaba música. Escuchaba una canción de Los Aslandticos con Tomasito titulada “de momento” y cuya primera estrofa comienza así:

Mira tú
la vida puede sorprenderte mucho más
que cien años que pases en el mismo lugar
creyendo que lo has visto to’
y no has visto na’

y no sabes na’

Y claro, te pones a pensar sobre que querrán decir en esa canción. Pero en ocasiones no hace falta pensar,
simplemente un acontecimiento normal te puede dar la respuesta.

Ese día, mi padre me dejó dinero para que comprara una bombona de butano, ya que la noche anterior se
terminó. ¿Adivinan quién se terminó de duchar con agua helada?

Para ser sincero, nunca antes había comprado una bombona de butano ya que el repartidor realiza estos
menesteres por la mañana y yo solía estar en el instituto y posteriormente en la universidad. Así que
esperaba su aparición con impaciencia e incluso con ilusión. Es lo que tiene estar en paro, que te
emocionas por cosas que no tienenninguna emoción. Porque a otras personas les emociona montar en una 
montaña rusa,hacer puenting,hacer escalada libre... Pero a mi me emocionaba esperar la llegada del 
repartidor de butano.

Estaba haciendo mi cama cuando escuché llegar un camión. Me quedé quieto, con las manos en el aire, sujetando
las sábanas. No se me oía respirar. Esperaba un simple sonido, y si, el repartidor comenzó a golpear las
bombonas, avisando de su presencia en el barrio.

Solté las sábanas y comencé a dar vueltas sobre mi mismo. ¿Y ahora que hago? ¿Tendría que haber llamado
a la central para decir que me subieran una bombona a mi casa? ¿O tengo que bajar a por ella? Pero cuando
empezó a entrarme un ataque de ansiedad apareció una voz:

- ¡Butanoooooo! ¡Una al 5ºB!

Esa voz desgarrada, fue música para mis oídos.

Pero aquella interprete no estaba sola, junto a ella apareció un gran coro.

- ¡Paco! ¡Una al 2º C!

- ¡Pacoooooo! ¡Una al 7º B!

En aquellos momentos, Paco era el hombre más solicitado por las féminas.

- ¡Paaaaaaaco! ¡Una al primero!

Esta última señora no dijo la letra. Pero bueno, dado su tono de voz de soprano y esa forma tan peculiar de
llamar al pobre repartidor supongo que eran señas suficientes para que supiera quien le estaba llamando.

Yo siempre he sido una persona que aprende rápido, así que me dispuse a demostrar lo que aprendí en ese 
minuto en tan maravillosa comunidad. En ese minuto aprendí como se solicitaba el butano, como se llamaba el
repartidor y además supe que yo no fui el único que me duché con agua helada. Mal de muchos, consuelo de
tontos, pensareis.

Así pues, me aclaré la garganta, hice unos cuantos ejercicios vocales y me asomé a la ventana de la cocina
dispuesto a darlo todo:
- Paco, una al 3º B.

Pero no obtuve el ¡voy! característico del butanero.

Supongo que fue un problema de tono. Necesitaba algo más de fuerza. Los nervios me traicionaron. ¡Venga
coño, échale huevos! Me dije. Saque toda la fuerza que había en mi pecho y sonó la única voz varonil 
de todo el vecindario:

- ¡¡¡Paco!!! ¡¡¡Una al 3º B!!!

Y por fin obtuve respuesta.

Al fin sonó el timbre y abrí la puerta. Era el. Un hombre sudoroso, calvo pero con una melena con rizos.
Así a lo gitano.

-         Buenos días Paco. Le dije.

-         Buenos días, pero yo no me llamo Paco.

-         Pero...si todo el mundo le llama...

-         Ya, ya lo sé.

-         Ah, bueno será usted nuevo y claro, la gente todavía le llama Paco, por costumbre.

-         No hombre, no. Paco fue el primer repartidor que hubo. Yo llevo repartiendo en este barrio 
          20 años... Me llamo Andrés.

-         Ah bueno, pues encantado Andrés.

Finalmente le pagué y se marchó. Seguramente se iría sonriendo al saber que al menos una persona en todo
el barrio sabe cual es su verdadero nombre. Pobre Andrés. Todos estos años aguantando que le suplantaran
su identidad yheroicamente, nunca dijo ni una palabra. Hasta hoy, tras 20 años de servicio impecable.
Guardé la bombona y me fui hasta mi habitación cantando:
 
Mira tú
la vida puede sorprenderte mucho más
que cien años que pases en el mismo lugar
creyendo que lo has visto to’
y no has visto na’

  y no sabes na’

Anuncios

6 pensamientos en “Vamos a conocernos

    • Jajajaja claro, tu has sido una “privilegiada”.
      Espero que te lo estés pasando bien por Germany y que no me traiciones leyendo blogs alemanes. Donnde se cuecenn das judienn!!!!

      Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s