Abuela

Hoy te has levantado temprano, aunque apenas duermes por las noches.

Te miras al espejo y solo ves un retrato abstracto de lo que fuiste. Buscas entre la rugosidad de tu piel el reflejo de esa niña que un día corría feliz. Miras fijamente y no puedes evitar que pase toda tu vida por tu mente. Aquellos recuerdos de la plaza donde jugabas con tus amigos, en la que no necesitabais ningún juguete para pasarlo bien. Recuerdas una vez más las penurias de la guerra que te tocó vivir, las escenas que una simple niña tuvo que ver y soportar, el hambre que pasaste por la incomprensible crueldad del ser humano.

Pero tu siempre fuiste una niña despierta.

Me cuentas como conseguías traer un poco más de pan de la tienda de racionamiento y como te colabas en alguna finca con tus amigas para coger algunas naranjas. Y es que te has llevado toda la vida luchando y nunca te han vencido.

Te sientas en el sofá y miras a tu alrededor. Miras los cuadros, las fotos y miras el amanecer desde la ventana. Que sola te sientes.

Esperas sentada a que se abra la puerta y alguien venga a visitarte. Tú, que luchaste por sacar a cinco hijos adelante. Sola. Trabajando noche y día, sin descansar y sin apenas dormir. Desde entonces no consigues dormir más de dos horas.

Tomas café. El que te acompañó en tantas noches. Café negro, mientras estudiabas para conseguir un trabajo mejor. Y no lo hacías por ti, era por tus hijos que carecían de una figura paterna, que tuvieron que ver como su madre hacía lo imposible para que no les faltara de nada.

Hoy te preguntas ¿por qué?

¿Por qué estás sola? Tu que diste tu vida por los demás, que sacrificaste hasta el último rincón de tu alma, que lo diste todo sin pedir nada a cambio. La gente del barrio saben todo lo que hiciste por ellos y sin embargo no tienen tiempo para ir a visitarte. No esperas las gracias de nadie, ni quieres reconocimientos de ningún tipo, solo quieres ver a esa gente por la que tanto luchaste. Pero sigues sentada mirando fijamente al café.

Reaccionas y bebes un pequeño sorbo, no sin poder evitar el temblor que hay en tus manos. Esas manos que un día curaron a cambio de nada. Esas manos que tocaban mi pelo y acariciaban mis mejillas. Esas mismas manos que lucharon en contra del destino y que aún hoy se resisten a rendirse.

Haces esfuerzos por levantarte y al fin lo consigues. Caminas lentamente hacía la cocina, aún con el olor del café recién hecho por el pasillo y dejas el vaso en el fregadero. El frío invierno hace mella en tu delicado cuerpo, haciendo que te estremezcas. Las horas pasan y no quitas tu mirada de la puerta, esperando a que se abra y aparezca alguien con una sonrisa para ti.

De nuevo te preguntas ¿por qué?

Anuncios

6 pensamientos en “Abuela

  1. ME HA GUSTADO MUCHO,PORQUE LAS PERSONAS MAYORES CUANDO VEN QUE HAN AGOTADO SU TIEMPO EN ESTA VIDA, Y SIENTEN QUE YA NO SON UTILES POR SU EDAD Y SUS DIFICULTADES, EL MEJOR APOYO Y SATISFACCION ES ESO, SIMPLEMENTE QUE ALGUIEN LLEGUE A SU CASA Y LE DIGA UNA PALABRA AMABLE, Y QUE LE ESCUCHEN DURANTE UN RATITO, PORQUE SOBRE TODO LAS QUE SOMOS MADRES AL IGUAL QUE NUESTRAS ABUELAS, LO HACEMOS TODO POR NUESTROS HIJOS Y LA MAYOR RECOMPENSA PARA UNA MADRE ES SIMPLEMENTE UN BESO Y UN “TE QUIERO”, ALGO TAN FACIL Y TAN SENCILLO PERO TAN GRATIFICANTE A LA VEZ….
    ESPERO QUE NUNCA ME SIENTA SOLA EN MI VEJEZ…

    • Muchas gracias Sandra, me alegro que te haya gustado. Pero la realidad es que no sabemos valorar a los mayores, esos que dieron todo por sus hijos y también por sus nietos. Esos que realmente vivieron tiempos difíciles y que supieron salir adelante.

      Quizás yo no sea el mejor nieto del mundo, pero quería hacerle este homenaje a mi abuela (que es la de la foto, realizada por mi hermano)porque ella ha sido siempre una mujer trabajadora que tuvo que luchar sola para sacar adelante a sus hijos, y lo consiguió.

      De nuevo, muchas gracias por tu comentario.

  2. Ahora mismo acabo de ver un comentario tuyo en mi blog, aunque no es ese el motivo por el que te escribo.

    Me he leído un par de entradas tuyas y, sinceramente, me encanta. Ésta entrada concretamente me ha llamado la atención ya que yo también tuve una abuela así y me ha recordado mucho a ella.

    En fin, no voy a enrollarme más. Muchas gracias por tu comentario. Me pasaré por tu blog bastante a menudo, no puedo jurarlo, pero al menos lo intentaré.

    • Muchas gracias Azucena, debo decir que haré lo mismo con tu blog, pues me parece genial. También me llamó la atención tu entrada sobre tu abuela (que fue el que me pasaron) y el de la inspiración es buenísimo.

      Muchas gracias por tu comentario y espero que sigas con tu blog.

  3. Interesante reflexión sobre nuestros mayores, en especial aquellos que son tan importantes para nosotros.

    Muy bien escrito, casi me emociono.

    • Muchas gracias Lydia. Nunca me cansaré de decir que todos debemos tener más respeto por nuestros mayores y sobre todo tener un poco de tiempo para ellos. En mi caso, mi abuela se merece todo y más, porque ha estado luchando durante toda su vida por su familia y que menos que reciba un poco de cariño.

      Muchas gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s