Sucesos en la república de Ikea

– ¿Rosa, Rosa?
– Dime, dime…
– Ah, estabas despierta.
– No, ahora te habla, el espíritu de Rosa, te escucho.
– Jajaja, venga ya, déjate de rollos.
– Jejeje, bueno bueno, ¿cómo es que te has levantado tan temprano?
– Bueno, pues no se, aunque sea Sábado, también tiene derecho a verme la caja de Kellog’s, ¿no?
– Jaja, madre mia, te has levantado hoy Lope de Vega, siempre te has flipado demasiado con las pelis, jajaja, menos mal que no vimos anoche la de Resident Evil, si no me comes aquí.
– Ya sabía yo, que la de Lope no era una buena película…
– Tu siempre pensando en lo mismo, para que variar, pero bueno, ya que estamos los dos despiertos, podemos hacer algo interesante, dar una vuelta, ir de compras…
– …¡o ese planazo tan divertido de jugar al Pro todo el dia!
– Claaaro, eso es aprovechar un dia tan estupendo, maravilloso, esquisito…
– Está claro que no valoras mis prefencias sociales…, pero bueno, antes de convertirnos en unos ancianos dando ese apasionante paseo, podriamos pensar algo mejor por una vez en los 5 años de relación, planear algo los dos juntos.
– ¿Pero que dices?, ¡ni que fuera la primera vez que hicieramos algo que nos gustara a los dos!, ¿recuerdas el viaje de las vaciones pasadas?
– Mmmmm, ese al que yo quería ir a un hotel en la costa y terminamos de acampada en los pirineos…guau si, que olas, que calor, que bonito el chiringuito…
– Que niño, si la playa se veía perfectamente.
– Claro, se veía perfectamente el penúltimo dia, cuando llegamos a la cima de la mierda montaña esa, entonces, según tu teoria, estuvimos de viaje por toda Europa, ¡madre mia!.
– ¿¡Qué, qué?!, ¿QUÉ PASA?
– Nada, que cada vez que me acuerdo me da coraje.
– Joder, pensaba que había entrado un bicho o algo por la ventana.
– Si, dos.
– Bueno venga, pensemos algo y esta vez de verdad, aunque bueno, menos mal que en las vaciones hicimos lo de los pirineos, que bien nos lo pasamos.
– Claro, si, si.
– Bueno haber, si entonces no quieres paseo, pues no se, podriamos ir a casa de mis padres, que hace tiempo que no les hacemos una visita.
– A casa de tus padres…o también podriamos ir ya que estamos, al crematorio, seguramente allí estemos más agusto y no tengamos que pelearnos por el paño de la estufa, de verdad Rosa, tienes unas ocurrencias.
– Y tu, llevas todo el dia poniendo pegas, chiquillo, tu todo lo que no sea Pro, no te interesa, tu sabes, que no se me da bien, que siempre cojo el mando al revés y encima me equivoco y no se de que equipo soy.
– Jajaja, me encanta jugar contigo.
– Te encanta, por que es la única vez que consigues ganar, que eres torpe hasta para eso.
– Grrruuuaaau, grrrrrruuuaaauu.
– ¿¿Y ahora qué haces??
– Te estoy imitando y no sólo por los gruñidos…Grruuuaaaauuu.
– ¿Como que no sólo por los gruñidos?
– Jajaja, nada, que te huele la boca a tigre, jajaja.
– Anda andaa, mira…haaaa, no huelo nada de nada.
– Jaja, echarte el bajio en la mano, jaja, cuidado, haber si la NASA te copia el invento, para utilizarlo como limpiador de la lente del Hubble.
– De verdad, ves demasiado la tele y sobre todo los canales estos de documentales, hay cosas más interesantes que no te vuelven majara como a ti.
– Claro, habló la ilustre y super inteligente veidora de “Hombres, mujeres, niños, ancianos, personas con problemas psicológicos, delincuentes, ex-convatientes de Vietnam, presos fugados y viceversa”
– No se llama así…
– Jajajaja
– ¿Y eso de “veidora”?, después me llamas cateta.
– Te estaba imitando.
– Imitando…….oj, no te has dado cuenta que llevamos no se cuanto tiempo intentando organizar algo y no hemos sido aún capaces de ponernos de acuerdo.
– Bueno haber, eso también es bonito, quiero decir, es parte de la pareja, igual que los pelos en la ducha, los restos de pasta de dientes en el lavabo o las tapas de los yogurt en la mesa del salón, es por lo que estamos realmente aquí.
– Buena forma de escusar tu desorden, de verdad te animo a que escribas un libro, mira, te doy el título “Como escusar mi desorden”, bueno…tampoco me he comido mucho la cabeza, pero algo así.
– Mira, creo que voy a dar en el clavo esta vez y va a ser la única vez, que pensemos los dos lo mismo.
– Ojú…haber que me cuentas, te temo yo a ti.
– Que no mujer, mira. He pensando un plan para pasar esta mañana, de una forma, guay del paraguay.
– Haber, que se te ha ocurrido.
– Abre bien las orejas, ¿eh?, que te vas a quedar, patidifusa.
– ¡Venga ya!, tu plan no será hablar todo lo que queda de mañana del supuesto plan, ¿no?
– No, mejor que eso, ¡muchisimo mejor!
– ¿Entonces, que?
– Pues mi plan es…
– ¿…?
– ¡Acostarnos otra vez y seguir durmiendo!
– …No venga ya, ¿cual es el plan?
– Mmmmm, ese es el plan, ¿no te parece bueno?
– ¿Estás de broma?
– No joder, en vez de discutir que hacer, podiamos acostarnos y dormir, yo estoy en verdad algo cansado.
– Madre mia que niño…¿sabes que?
– ¿El que?
– Pues que yo me voy a levantar, voy a desayunar y me voy a ir de compras.
– ¿Qué si, eso vas a hacer?
– Si.
– ¿Qué si?
– Si.
– Bueno ahora me visto…

Anuncios

Un pensamiento en “Sucesos en la república de Ikea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s