Nostalgia desde el balcón

Me asomo al balcón y observo como poco a poco la ciudad pierde su encanto. 

En el horizonte nada más que veo edificios, obras, parajes dejados de la mano de Dios, abandonados.

No veo montes, no veo parques, no veo naturaleza viva. Apenas veo niños jugando a ser Villa o Cristiano Ronaldo, tampoco los veo montados en bici creyéndose Alberto Contador.

Cuando era pequeño fui Zubizarreta, Indurain, Koeman, incluso fui un jugador de la selección brasileña.

Gané Mundiales de fútbol, al menos cuatro Tours y dos Giros de Italia. Incluso gané el título de 500 c.c. creyéndome Crivillé montado sobre mi bicicleta Otero roja. Ni siquiera Doohan con su Repsol Honda pudo alcanzarme.

Era curioso, pero siempre que ganaba, en medio de la celebración, a eso de las ocho de la tarde, sonaba la voz de mi madre llamándome desde el balcón. A la ducha y a cenar. De repente todo desaparecía; Los fuegos artificiales, Samaranch, Montserrat Caballé y Freddie Mercury se iban con la música a otra parte…

Los tiempos cambian, los niños siguen siendo niños, pero no son iguales. Las calles tampoco.

Me niego a pensar que Tuenti es mejor que ser el MVP del Mundial, que el FIFA 2011 es mejor que subir una cuesta con la bicicleta y creerte que vas a conseguir el maillot jaune. Me niego en rotundo a pensar que ver la televisión es mejor que ganar Roland Garros pensando que eres Rafa Nadal.

Es increíble como la nostalgia ha invadido todo mi cuerpo mientras estoy asomado en mi balcón, recordando aquellas tardes de verano.

Anuncios

8 pensamientos en “Nostalgia desde el balcón

  1. Toda la razòn del mundo. En parte es un poco triste, pero sì, es la realidad. Fabuloso Fran,

    Nanolàstico

    • Muchas gracias Nano. Ya que tu y yo nos hemos criado juntos, sabes de lo que hablo. Nos peleábamos por elegirnos ser Romario o Bebeto y una botella de agua era el trofeo del Mundial. La imaginación y la ilusión nos hizo ser así.

      Muchas gracias por comentar 🙂

  2. Yo iba al parque del retiro y era el “Cacaito” Rodríguez ganando una etapa (era menos ambicioso e Induráin es el anticampeón).
    Luego iba a jugar al fútbol y era de Laudrup o de Stoichkov, que era un cabrón, pero molaba.
    Jugaba al Basket y era Jordan, cuyo reinado no tenía discusión.

    Hoy en día las ciudades han cambiado mucho. Ya no se sale a la calle, los niños tienen todo su ocio organizado, horarios acotados. Dentro del control, ellos cada vez parecen menos niños y más adultos, niños ancianos. Pero no es su culpa, un niño es un niño igual, el problema es la estructura social que hemos creado. La excesiva tecnología en el ocio, la poca conciliación de los horarios laborales-familiares, la condecendencia reiterada… Los tiempos están cambiado. Yo creo que para mal, pero quizás es simplemente que me hago viejo.

    Gran escrito, por otra parte 🙂 Te animo a que sigas escribiendo.

    • Yo también creo que los tiempos están cambiando para mal. Como bien dices la culpa no es de los niños, sino de la sociedad. También veo un exceso de actividades, es decir, padres que apuntan a sus hijos a inglés, karate, fútbol y al conservatorio, sin dejarles a penas tiempo de ocio para eso, jugar en la calle con sus amigos.

      Todos los de mi generación (y la anterior) recuerdan esos veranos en los que no necesitaban muchas cosas para divertirse y recuerdan quienes querían ser cuando jugaban. Nos marcaron los juegos olímpicos, los tours de Indurain, el Dream Team…

      Muchas gracias por tu comentario Scriers y por tus ánimos 🙂

      ¡Un saludo!

  3. Ha cambiado la forma de divertirse, siempre evolucionando y cada vez menos imaginativa. Pero todas las generaciones afirman que ellos no tenían un ocio tan prefabricado. Nuestros mayores criticaban las consolas como nosotros criticamos el tuenti.

    A mi lo que realmente me preocupa es que en las plazas y parques limiten jugar a la pelota, algo tan básico para los críos. Y que el crecimiento urbanístico no cuente con los niÑos, antes habían mas sitios donde jugar libremente.

    Me gusta el texto, es bonito y me ha recordado tela a mi infancia

    • Si, quizás nuestra generación fue de las primeras en sucumbir a las nuevas tecnologías (Spectrum, Super Nintento, Sega Mega Drive, etc.) Aún así disfrutábamos más de la calle y las videoconsolas pasaban siempre a un segundo plano.

      También es una realidad lo que comentas de las plazas y parques con esas prohibiciones. Un barrio sin niños jugando a la pelota o corriendo, está muerto. Recuerdo que mi bloque lo vallaron (entre otras cosas) para que jugar fuera menos peligroso para nosotros. Teníamos una carretera donde siempre acababa el balón, una zona de marcha que estaba de moda y siempre encontrábamos botellas y cristales donde jugábamos.

      Antes se hacían muchas cosas para los niños, ahora cada vez más se prohíben.

      Muchas gracias por comentar Andrew 🙂 Me alegro que te haya gustado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s