Todo el mundo tiene un precio

Y además nos hace daño adentrarnos en las profundidades del alma, descubrir en la oscuridad del ser humano la maldad, la codicia y la traición. Fue capaz de asesinar a su mejor amigo por un puñado de dólares que hoy aparecen ensangrentados y marcados por la alevosía. Cuando pudo volver en sí y percatarse del cadáver que yacía bajo sus pies ya sentía el frío metal de las esposas en sus muñecas, el reflejo de la luz de los coches patrullas y ese sonido de fondo en lo que se supone eran sus derechos. Era el precio que debía pagar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s