La herencia

Puedes quedarte con todo.

Con los libros y los muebles. Quédate también con aquella vieja cafetera de latón con la que preparaba el café cada mañana. No busques joyas porque no encontrarás ninguna. Lo poco que tenía no era para ella, sino para su familia. Porque así era su vida; trabajar y trabajar para que no les faltara de nada.

Llévate las fotos, el menaje y cualquier pequeño ahorro que tuviera que yo me quedaré con la tristeza y la pena.

Puedes quedarte con todo, que yo me quedaré con todas las tardes y su mirada.

Me quedaré con su recuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s