El gorrión

En mi casa había un gorrión que siempre ha vivido libre. Hace poco, un conocido me preguntó cuantos años tenía y afirmé que tenía al menos tres o cuatro años menos de los que tiene. Lo dije muy seguro, sin pararme a pensar.

La realidad es que tiene unos cuantos más, pero para mí llegó un momento en la vida que el tiempo se paró y dejó de crecer. Al fin y al cabo, el gorrión siempre será el pequeño de la familia.

Aún siendo pequeño, siempre fue un paso por delante e incluso fue el primero que se atrevió a volar. Casi no necesitó ayuda para nada, el mismo se valía.

En varios de sus vuelos estuvo a punto de perderse, pero una y otra vez enderezaba el rumbo hasta conseguir llegar a su destino. Quizás escogió el camino más largo, pero lo importante es que lo logró.

A día de hoy, es más libre que nunca. Ha crecido y ha cambiado. Pero para mí siempre será el pequeño gorrión que volaba por la casa de un lado a otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s