Maneras de vivir (2ª Parte)

Lo prometido es deuda, aquí está la respuesta a vuestras aburridas vidas. En el anterior post di varias soluciones, cada una con sus pros y sus contras, aún así, algunos de los lectores que han comentado, entre ellos mi querido amigo y socio Alan, han dado en el clavo, coincidiendo en una única solución ante el “montaje” tan estúpido que hemos creado, aquí va:

Vivir la vida como auto suficiente: esto se resume en tener una casa en el campo, unos terrenitos cultivados, vacas, cerdos y pollos. Vale, suena muy idílico, o no. Esta reflexión tiene como origen una de mis innumerables charlas con mi amigo y compañero de piso Ezequiel. Mientras luchaba con una sartén repleta de saltarina aceite ardiendo, me planteé, si la humanidad había realmente evolucionado, tal vez halla retrocedido.

Es decir, ¿hemos “evolucionado” para vivir peor que nuestros antepasados?, ¿realmente es necesario tener el último iPod del mercado o un coche con 250 CV, cuando el límite de velocidad está en 120 km/h (de nuevo)?. Que conste, que soy el primero que ve la TV o que navega por Internet pero pensándolo detenidamente, ¿qué buscamos en unas vacaciones?, no hacer nada, disfrutar con tu gente, tomar el sol, etc. Por tanto, ¿por qué consideramos que hemos evolucionado?, todas estas cosas las podríamos hacer igualmente sin vacaciones, es decir, sin trabajo. ¿Es necesario el dinero para hacer todas esas cosas que tanto nos gustan?.

A mi entender, no deberíamos necesitar más que comer, beber y dormir, esa es realmente la vida perfecta del ser humano, esa es la vida que alguna vez hemos soñado y lo que esperamos con ansias cada verano. Para poder satisfacer estas necesidades tenemos el planeta tierra, fuente de vida, así es como estaba planeado, sin contaminación, sin energía nuclear, sin enfermedades, era todo perfecto, estaba todo controlado, hasta que el ser humano, con su incansable sed de avaricia quería más y más, comenzando a retroceder.

Teniendo todo un planeta para nosotros, nos hemos conformado con vivir entre paredes en casas de 70 m², que hemos tenido que comprar esclavizándonos durante años, trabajando en muchos casos, en empleos que odiamos, ¿es esto progreso?.

Realmente ser auto suficiente resuelve el problema del empleo, las largas colas del INEM, las hipotecas, todas estas dificultades que en la actualidad nos preocupan han sido creadas por el hombre, situaciones que no se vivirían si cada uno produjese su propia comida y construyese su propia vivienda, para mi eso es progreso,
la felicidad del hombre en su máxima expresión.

Seguro que cualquier persona que le proponga esto me diría “claro, así quisiera vivir cualquiera”, y yo le respondería, “¿y por qué no vives así?, no es tan difícil”. La problemática surge, cuando tienes que deshacerte de esos bienes materiales a los que estás tan acostumbrado, la TV por cable, el Internet, la videoconsola, yo sería el primero que me pensaría bastante mi decisión, sería vivir la vida sin más.

Finalizando, mi conclusión es que, el ser humano desde la era de “La Cueva de Altamira” hasta hoy, ha involucionado, ha ido retrocediendo exclavizándose cada vez más, por tanto, ahora es buen momento ya no de volver a la era del taparrabo, pero si de pensar en todo lo que tenemos y en lo que realmente necesitamos.

Maneras de vivir (1ª Parte)

Naces, eres un niño y todo son mimos y cuidados, vives a cuerpo de rey, tienes que ir a la guardería o al colegio si, pero vives de lujo. En la mayoría de las ocasiones, no eres ni consciente de lo que haces o de lo que eres en ese momento, un auténtico afortunado, sólo empleas tu tiempo en comer, beber y dormir, un sueño.

Vas creciendo, te vas haciendo mayor y la sociedad de estos tiempos ya te va marcando un camino, “tienes que estudiar para ser alguien de provecho”. Esos estudios, te van a llevar a conseguir un trabajo, el cual te aportará una suma monetaria que emplearás en lo que quieras, la gran mayoría, en poder sobrevivir.

El 50% de tu vida la dedicarás a trabajar, unos pocos agraciados currarán en aquello que siempre han soñado, donde se sienten valorados y reciben una buena nómina. Pero otros muchos, se verán encerrados en un empleo que no va con ellos, que para nada cumple con sus sueños de niño, donde su jefe es un cabrón y no para de putearle, cobran una mierda y como escapatoria, sólo piensan en esos 15 dias de verano para desconectar, pero amigo, tras esas dos maravillosas semanas, el infierno está de vuelta.

¿Cual es la escapatoria?, hay una serie de oportunidades para todos nosotros, hay solución para este problema lleno de incógnitas, todo tiene su lado optimista, aquí cito algunas de ellas:

Que te toque la primitiva: no puedes vivir a base de primitivas, necesitas unos ingresos para poder jugar, está claro que si te toca, te puedes convertir en el puto amo, pero querido lector, según mis informaciones las probabilidades que te toque el primer premio es de 1 entre 14 millones…sin comentarios

Dedicarte a la música: al que le guste el cuarto arte, esta sería la mejor vida posible, haces lo que realmente te apasiona, vives de algo que creas tu, realmente no hay forma de sentirse más realizado, pero para ello, tienes que tener talento, controlar un instrumento y bueno, necesitas horas y horas de ensayos, los cuales no te permiten trabajar y sin trabajo no hay forma de costearte los instrumentos.

Estudiar unas oposiciones y currar de funcionario: esta parece ser la panacea de estos tiempos, si no has tenido suficiente con estudiar una carrera, sigue empollando para sacar una calificación más alta que la de los 10 millones de candidatos que se presentan junto a ti, entre los que hay ingenieros astro físicos, un doctor en filosofía y letras con diez idiomas, dos dialectos indios y cuatro lenguas de una perdida región entre Afganistán y Tayikistán o el perla de turno que es hijo de un concejal que es amigo de uno de los jueces del examen, el filosofo al menos se ha jugado la vida conviviendo con Bin Laden, pero el carajote de turno, el enchufado….grrrrr.

Vivir del cuento, siendo el nuevo novio de Ana Obregón o una de las novias de Paquirrín: de acuerdo, ganas dinero por un tubo, apareces por la tele y las revistas hablan sobre ti, eres famoso. Pero ser famoso por juntarte con uno de estos vive la vida, al menos para mi, no es lo que yo esperaba en mi existencia, supongo que para un fracasado o para un puto parásito asqueroso, si sería una buena forma de vivir. Yo personalmente, me metería en el mundo de la prensa rosa para ganarme la confianza de todos esos repugnantes personajes, organizaba una macro fiesta en el plató de “Sálvame” y con la escusa de tener que ir a retocarme el maquillaje para aparecer guapo en el “10 Minutos”, metía fuego al plató, lanzaba una bomba nuclear desde un F-15, detonaba 400 kg de TNT, 200 de C4 y si aún sobrevivía alguno como las cucarachas, yo mismo con un bate de béisbol me encargaría de que desapareciesen por siempre de la faz de la tierra.

Todas estas maneras de vivir tienen sus ventajas y sus inconvenientes pero yo, tengo la fórmula exacta para combatir el paro y la hipoteca, para dejar de trabajar en ese empleo asqueroso y vivir la vida en condiciones, pero claro, todo tiene un precio. Amigos lectores, tenéis que pagar un coste por conocer la poción secreta. Por mi naturaleza buena y generosa, no voy a ser extremadamente egoísta, sólo os pido un pequeño precio por la solución a vuestras vidas, sólo necesito por vuestra parte, tiempo, si,  si, sólo eso, tiempo. ¿¿¿Cuánto tiempo???, diréis agonizando mientras arrugais el carné de paro que tantos problemas os ha dado.

Yo tengo la respuesta a unos centímetro más abajo de estas lineas, vosotros a unos días. ¿Qué quiero decir con esto?, tranquilos, el plato ya está cocinado, sólo estoy esperando a que se enfríen un poco para servíroslo con todo mi amor y cariño, estad atentos y la solución a vuestros problemas surgirá de repente sobre estas lineas, sed pacientes.

PD: Os invito a que propongais otra forma de vida, aquella en la que siempre habiais soñado o comentar la que vivis, pues a lo mejor para vosotros es la que siempre deseasteis desde pequeños.

Sentaico en el sillón de mi cuarto

Mi vida cambia, bueno la de todos, pero la mía está a punto de darse un trompazo brutal y sinceramente, no se si está preparada para uno de esos. ¿Es tan fácil deshacerse de una rutina?. Siendo estudiante y viviendo fuera de casa, te acostumbras rápido a esa vida que todos hemos deseado, a esa vida que sale en las películas americanas (parece que seguimos la vida  escrita de un yankee), tu a tu bola, sin dar cuentas a nadie, comes lo que quieres y cuando te apetece, en definitiva, vas a tu aire.

Es cierto, que también tiene sus desventajas. A menos que seas un cocinillas, que es mi caso pero a la inversa, pues comes siempre como una mierda a pesar de las penurias que pasa la mamma, preparando esas fiambreras llenas de potajes y crema de verduras, después de congelada…¡ya no es igual!. Pierde su encanto, ese ingrediente especial que diferencia la comida de tu madre con la de la vecina, “el cariño”, ingrediente fundamental en cualquier plato y al que el frío extremo, no le viene nada bien, parece que se echa a perder, una lástima.

Al que no me conozca, seguramente haya visto andando por Granada un tío cargado de maletas, maletines, bolsas…y una nevera de playa azul, esta vez no es la típica de las películas americanas, si no de la mayor españolada posible, el problema que yo no voy a tomar el sol, ni en el interior de la cavidad congeladora (por los huevos), hay una botella de tinto de verano, una de cerveza, melocotones, ciruelas y una tarrinilla de trocitos de melón, si no fiambreras con aburridas comidas, sin cariño y algunos yogures griegos del mercadona, que están muy buenos, pero son muy caros, los de sabores estos chungo, son asquerosos, pero más baratos, lucho por mi dinero, como Pitingo.

Ayyy, que ratos hemos pasado juntos nevera azul, hay que decir, que la pobre ya está en las últimas, después de los vaivenes, de tanto viajes, la tapa ya ni se cierra, es un coñazo por que como vaya cargado como siempre, termina en el suelo, haciendo una bola de papel y tiradando a la papelera esa ley de la cadena de frío. Para evitar esto, coloqué una serie de trozos de cinta aislante negra, perfectamente situadas, para que además de no sujetar una mierda la tapa, pues le diera un toque así original, distintivo, vamos que estaba aburrido.

Aún sin plantearlo directamente, pensando razonadamente, hay situaciones en las que una nevera de playa azul no pega. ¿Os imagináis a vuestro vecino, ese que sus amigos eran unos cabrones y tocaban los timbres de todas las puertas y luego salían corriendo dejando al tonto laba dando explicaciones?, ¿os lo imaginais?, a mi me es muy familiar…pues ahora imaginároslo con una nevera de playa en pleno invierno y ataviado de un enorme paraguas en la otra mano, sin comentarios…La cuestión es que estaba hablando de mi vida, pero parece ser que lo que le pueda suceder a una nevera, es más importante, increíble, bueno continuo.

Estoy sentado en el sillón de mi cuarto, bueno, del cuarto al que llegué hace dos años, intentando escribir una pequeña biografía desde mi comienzo en la universidad hasta mis últimos días, vamos, no me podéis negar que así parecía, pero la puta nevera se ha metido por medio,¡por que siempre está en medio!, tiene el tamaño justo para que no quepan tres maletas más en el maletero y al final siempre terminas diciendo la misma frase: ¡puta nevera siempre en medio!.

Pero que no es sólo la nevera, si no que para cargar el coche tengo que, sujetar la puerta del maletero por que no funcionan los amortiguadores hidráulicos (se llaman así de verdad), tengo que ubicar las dichosas 3 garrafas de aceite para el motor, que sinceramente, no se por que no las he tirado ya, por que siempre están estorbando y llevan ahí viviendo de gratis en mi maletero por lo menos 3 años, ya han criado hasta pequeños botecillos de aceite y todo, aparte tengo que estar pensando como colocar las maletas, como si fuera auténticamente un juego de tetris, con la diferencia de que en el juego el tiempo es indefinido y en mi propio rompecabezas tengo tiempo hasta que mi brazo se parta en dos, como es lógico mientras tanto la nevera en todo el medio sin dejar que quepa nada más y la tapa por ahí rodando, que no entiendo por que ¡NO PEGA LA CINTA AISLANTE!.

Después de todo esto, tres infartos y la clavícula derecha rota, toca cerrar la puerta del maletero como si la vida me fuera en ello, por que realmente está la cosa apretailla, lo extraño que no haya salido volando por la luna delantera la fiambrera de almóndigas, por que como dirían en la tele, se necesitan la fuerza de 3 bombas de hiroshima para cerrar esto.

En fin, lo que en principio parecía ser el relato de una parte de mi vida…ha terminado siendo el relato de la vida de la nevera y sus inseparables amigos. Lo que está claro, es que con el fin de mis dias como universitario, se le acabó el chollo de tanto viajecito, se acabó llenarla de fiambreas de comida congelada y eso de vivir placidamente debajo de la mesa de una mugrienta cocina, apartir de ahora, viajará algo menos, refrigerará  botellas de tintito y cerveza, ciruelas, melocotones y fiambreras con trozillos de melón y descansará debajo de una mesa, pero de playa. No se si le gustará el cambio, pero su su dueño, ¡ESTÁ ENCANTAO!.

PD: La cuestión es que pretendía escribir un texto serio, expresando mis sentimientos, mis inquietudes, pero parece ser que nada más que suena en mi cabeza, al estilo Homer Simpsons, una melodía tocada por un bichillo con un violín y otros tantos bailando con un ritmillo hipnótico. Y realmente me preocupa en parte, por que estoy terminando mis estudios de arquitecto técnico, una carrera seria de por si y estoy temiendo que un día me manden un informe y empiece a escribir:

“Bueno, en verdad el edificio no tiene mala pinta, que lo mismo se cae o lo mismo llega una nave espacial proveniente de un lejano e inhóspito planeta, lo abduce con los obreros dentro y bueno a saber si tiene medidas de seguridad, por que me he mirado el CTE de arriba a abajo y no viene nada de extraterrestres, así que por mi parte, colocaría siempre en base a la EHE, unos cohetes autopropulsados mirando para el lado inverso a la dirección de la susodicha nave, para así contrarrestar su potencia y lograr que el edificio se mantenga en su sitio, luego ya me encargaría yo personalmente de hablar con los seres y les diría que me hicieran el favor, que dejaran el edificio en su sitio”. Impepinablemente brutal.

Ciertas conclusiones

Os puede parecer un poco exagerado, un insulto e incluso para algunos, puede pareceros pretencioso, pero tras los acontecimientos ocurridos ayer mismo, es decir el 18/02/11 de este mes, he llegado a una conclusión la cual para mi, supondría un cambio suculento en mi vida.

Ha habido ocasiones en las que, aún sin llegar hasta tal punto como en el de el otro día, he llegado a extrañarme, a verlo más allá, a rebanarme los sesos pensando, ¿por qué yo?, ¿qué he hecho para merecer esto?, ¡solo soy un hombree!, a lo que mucha gente me comenta: “Si es verdad, pero es simple casualidad”, o también “killo, no te aburre tu na ompare pensando en esas cosas” y algunos llegan al extremo de “aaaaaro oe y yo vengo de Raticulín”, y otros pocos con la coletilla de “no te jode” como colofón, lamentable.

Con esto no quiero decir nada, la verdad no he dicho nada todavía, pero conforme vayáis leyendo mis argumentos, deberíais ir pensando seriamente en vuestros sueños, vuestras ideas de futuro, vuestras inquietudes, tal vez vuestro jefecillo de turno, quien por suerte lo tenga, no os va a poder ayudar dándoos ese esperado aumento de sueldo o ese merecidísimo ascenso el cual haga posibles, al menos parte de vuestras ilusiones.

Todo es muy bonito, todo está muy bien, pero no veo que mi situación me acarree ningún beneficio. Sigo teniendo el mismo dinero (poco), sigo viviendo en el mismo sitio y ¡sigo sin verme en las noticias!. O la gente no se ha enterado, o es que lo saben pero prefieren no dirigirse a mi, tal vez por las posibles represalias por mi parte. Desde aquí os digo, oh queridos súbditos, que voy a ser complaciente y aquellos que se dirijan a mi, les voy a atender con total amabilidad.

También puede darse el caso de que no esté recompensado y mi situación solo conlleve una gran responsabilidad. Un trabajo de cojones, que ni yo mismo se por donde empezar, que sin mi, todo se puede ir al garete. Pues chavales/as, ¡me acabo de enterar!, así que con razón va todo como el culo, si me hubiera enterado antes, de verdad hubiera echo algo, pero no lo empecé a comprender hasta ayer mismo, oj que plan.

Es posible, que aún no pueda ejercer, que necesite una especie de solicitud firmada por mis padres certificando mi idoneidad y un sello del colegio donde hice parbulito para verificar mi nivel académico, entonces será cuando la gente comience a reconocerme por la calle, a que todo el mundo sepa quien soy y por que estoy aquí, bueno, antes tendré que enviarla por fax al ministerio de asuntos exteriores y en un plazo máximo de 48 horas, será aceptada mi solicitud, teóricamente, la única. Que orgullosa  se va a sentir mi madre cuando vea enmarcada y colgada en el salón de su casa, la certificación de que su hijo, es el centro del universo.

Por cierto, ayer jueves 18/02/2011, después de llevarse 1 semana lloviendo, me compré un paraguas y escampó.

Ese bonito mundo de la cocina

Hay preguntas transcendentales, básicas en eso que llamamos universo, las cuales, giran empujadas por energía electromagnética, sin dirección establecida, alrededor de un núcleo de calor incandescente por el espacio-tiempo.

Preguntas, que en el caso de que fueran resueltas, cambiarían las leyes más importantes de la física moderna.

Hay muchas cuestiones de tan vital importancia, pero yo, voy a centrarme hoy en una en concreto, una que os resultará muy familiar y que casualmente, da nombre a este blog: “¿Dónde se cuecen las judías?”

Ya era hora, que el blog con tal nombre, hablara de cocina. Este articulo, está pensando para aquellos que la cocina, es ese lugar donde está la cerveza, de donde su madre saca los platos llenos de comida, tal vez, teletransportados directamente a través de un agujero de gusano desde el espacio exterior o de donde hay que coger la basura, cuando su madre le grita que debe bajarla, cuidado con ese agujero negro amigo.

Toda la cocina, puede resumirse en unos pocos pasos, que llevándolos a cabo con orden, pueden convertirte en un Ferrá Adriá o en un Karlos Arguiñano, bueno, para convertirte en este último, habría que dar además, un curso intensivo de música popular, poca cosa.

Para entrar en materia, os contaré un poco de mi vida, soy un chico que he vivido 22 de mis 25 años en casa de mis padres, con todo lo que conlleva eso, 0 en cocina, 0 en limpieza, 0 en responsabilidades, vamos, el típico joven español. Desde hace 2 años, vivo en un piso compartido en Granada y como es lógico, me he tenido que poner al día en mis asignaturas pendientes. Evidentemente, no es lo mismo haber tenido durante esos años un 3.5 o un 4, llegar al 5 se me antoja algo sencillo, pero de un 0…, ya hay que echarle…ganas, empezamos.

Consejos prácticos:

· Ante todo y como consejo primordial: no es necesario estar durante todo el proceso de cocinado frente al fogón o vitro. Hay cosas más interesantes que hacer como por ejemplo, ver la tele, charlar por el msn o simplemente hacer el gamba, que además os servirá de práctica.

· La tele nunca te mentiría: En este caso, es una gran consejera en temas de cocina. Quién no ha visto alguna vez, la típica película americana, en la que la familia Johnson va a celebrar la noche buena y por una cosa o por otra, a la señora Johnson se le echa el tiempo encima y hábilmente, se le ocurre la idea de:

 – Oh noo, Michael!!, al pavo aún le queda 1 hora y tus padres están al llegar, ¿qué hacemoos?
 – ¿A mi que me cuentas?, estoy viendo la final de la Superboul.
 – ¿En Navidad?
 – A mi también me resulta raro, pero si, es la final.
 – Madre miaa, que desastree…¡¿qué podemos hacer?!, mmmmmm, ¡YA SÉ, si el horno está a 200º y le queda 1 hora, si lo ponemos a 400º, se hará en 30 minutos y a 600º en 15 minutos!
 – Pues espera entonces, voy a por el reactor nuclear, ahora vengo.
 – ¡Cariño, de camino saca estas bolsas de basura!
 – Cojones…

· Las madres a veces se equivocan: No siempre tienen razón, ¿recuerdas la charlita del orden y demás?. Error muy grave, una cocina desordenada es una cocina en condiciones. Teniéndolo todo desperdigado, te sentirás como en tu cuarto, cosa que te ayudará a sentirte mejor, más tranquilo y te ahorrarás esa tediosa tarea de abrir y cerrar puertecitas de armario grrrr ¡LAS ODIO!.

· Los tiempos se manejan solos: No hay mejor momento para fregar los platos, que en el momento justo en el que estás cocinando. Te crea tensión e incrementa tus niveles de adrenalina, haciendo de la cocina, algo emocionante, apasionante, palpitante, solo comparable con la caída libre desde un avión o llamar a la puerta de tu vecino y salir corriendo, sobrecogedor.

· Las proporciones son odiosas: Somos jóvenes, necesitamos riesgos para sentirnos vivos. Es de lógica pensar, que cuanto más eches de cualquier condimento, más sabor tendrá, las matemáticas no engañan. Por tanto, no te fíes de esos libros de recetas escritos por carcamales. Somos la generación de lo práctico, si tenemos que verter una cierta cantidad y vemos que todavía queda en la lata, pos lo echamos, así sabrá más y si queda media lata, pues también, ¡así sabrás más todavía!. El papel transparente, (papel “fill” o “filz” o “Flip” o “Filip” o “Fizzz”) pronto desaparecerá de las estanterías de todos los supermercados del mundo.

· Y por último, la gran pregunta que os hacéis todos, ¿dónde se cuecen las judías?: Bueno, para este apartado, quiero haceros saber, que el nombre de este blog apareció tras una larga reunión con mi amigo y socio Alan. Cuando llegamos a tal nombre, eramos conscientes de la magnitud del mismo, no somos así de verdad, en la realidad somos chavales normales, podría decirse incluso buena gente, no queríamos engañaros, para nada era nuestra intención, entiendo, que a estas alturas del artículo os sintais defraudados, decepcionados, con las manos congeladas mientras sujetais ansiosos una bolsa de judías congeladas, pero es así y debo admitirlo aquí y ahora:

Las judías no se cuecen…

Sucesos en la república de Ikea

– ¿Rosa, Rosa?
– Dime, dime…
– Ah, estabas despierta.
– No, ahora te habla, el espíritu de Rosa, te escucho.
– Jajaja, venga ya, déjate de rollos.
– Jejeje, bueno bueno, ¿cómo es que te has levantado tan temprano?
– Bueno, pues no se, aunque sea Sábado, también tiene derecho a verme la caja de Kellog’s, ¿no?
– Jaja, madre mia, te has levantado hoy Lope de Vega, siempre te has flipado demasiado con las pelis, jajaja, menos mal que no vimos anoche la de Resident Evil, si no me comes aquí.
– Ya sabía yo, que la de Lope no era una buena película…
– Tu siempre pensando en lo mismo, para que variar, pero bueno, ya que estamos los dos despiertos, podemos hacer algo interesante, dar una vuelta, ir de compras…
– …¡o ese planazo tan divertido de jugar al Pro todo el dia!
– Claaaro, eso es aprovechar un dia tan estupendo, maravilloso, esquisito…
– Está claro que no valoras mis prefencias sociales…, pero bueno, antes de convertirnos en unos ancianos dando ese apasionante paseo, podriamos pensar algo mejor por una vez en los 5 años de relación, planear algo los dos juntos.
– ¿Pero que dices?, ¡ni que fuera la primera vez que hicieramos algo que nos gustara a los dos!, ¿recuerdas el viaje de las vaciones pasadas?
– Mmmmm, ese al que yo quería ir a un hotel en la costa y terminamos de acampada en los pirineos…guau si, que olas, que calor, que bonito el chiringuito…
– Que niño, si la playa se veía perfectamente.
– Claro, se veía perfectamente el penúltimo dia, cuando llegamos a la cima de la mierda montaña esa, entonces, según tu teoria, estuvimos de viaje por toda Europa, ¡madre mia!.
– ¿¡Qué, qué?!, ¿QUÉ PASA?
– Nada, que cada vez que me acuerdo me da coraje.
– Joder, pensaba que había entrado un bicho o algo por la ventana.
– Si, dos.
– Bueno venga, pensemos algo y esta vez de verdad, aunque bueno, menos mal que en las vaciones hicimos lo de los pirineos, que bien nos lo pasamos.
– Claro, si, si.
– Bueno haber, si entonces no quieres paseo, pues no se, podriamos ir a casa de mis padres, que hace tiempo que no les hacemos una visita.
– A casa de tus padres…o también podriamos ir ya que estamos, al crematorio, seguramente allí estemos más agusto y no tengamos que pelearnos por el paño de la estufa, de verdad Rosa, tienes unas ocurrencias.
– Y tu, llevas todo el dia poniendo pegas, chiquillo, tu todo lo que no sea Pro, no te interesa, tu sabes, que no se me da bien, que siempre cojo el mando al revés y encima me equivoco y no se de que equipo soy.
– Jajaja, me encanta jugar contigo.
– Te encanta, por que es la única vez que consigues ganar, que eres torpe hasta para eso.
– Grrruuuaaau, grrrrrruuuaaauu.
– ¿¿Y ahora qué haces??
– Te estoy imitando y no sólo por los gruñidos…Grruuuaaaauuu.
– ¿Como que no sólo por los gruñidos?
– Jajaja, nada, que te huele la boca a tigre, jajaja.
– Anda andaa, mira…haaaa, no huelo nada de nada.
– Jaja, echarte el bajio en la mano, jaja, cuidado, haber si la NASA te copia el invento, para utilizarlo como limpiador de la lente del Hubble.
– De verdad, ves demasiado la tele y sobre todo los canales estos de documentales, hay cosas más interesantes que no te vuelven majara como a ti.
– Claro, habló la ilustre y super inteligente veidora de “Hombres, mujeres, niños, ancianos, personas con problemas psicológicos, delincuentes, ex-convatientes de Vietnam, presos fugados y viceversa”
– No se llama así…
– Jajajaja
– ¿Y eso de “veidora”?, después me llamas cateta.
– Te estaba imitando.
– Imitando…….oj, no te has dado cuenta que llevamos no se cuanto tiempo intentando organizar algo y no hemos sido aún capaces de ponernos de acuerdo.
– Bueno haber, eso también es bonito, quiero decir, es parte de la pareja, igual que los pelos en la ducha, los restos de pasta de dientes en el lavabo o las tapas de los yogurt en la mesa del salón, es por lo que estamos realmente aquí.
– Buena forma de escusar tu desorden, de verdad te animo a que escribas un libro, mira, te doy el título “Como escusar mi desorden”, bueno…tampoco me he comido mucho la cabeza, pero algo así.
– Mira, creo que voy a dar en el clavo esta vez y va a ser la única vez, que pensemos los dos lo mismo.
– Ojú…haber que me cuentas, te temo yo a ti.
– Que no mujer, mira. He pensando un plan para pasar esta mañana, de una forma, guay del paraguay.
– Haber, que se te ha ocurrido.
– Abre bien las orejas, ¿eh?, que te vas a quedar, patidifusa.
– ¡Venga ya!, tu plan no será hablar todo lo que queda de mañana del supuesto plan, ¿no?
– No, mejor que eso, ¡muchisimo mejor!
– ¿Entonces, que?
– Pues mi plan es…
– ¿…?
– ¡Acostarnos otra vez y seguir durmiendo!
– …No venga ya, ¿cual es el plan?
– Mmmmm, ese es el plan, ¿no te parece bueno?
– ¿Estás de broma?
– No joder, en vez de discutir que hacer, podiamos acostarnos y dormir, yo estoy en verdad algo cansado.
– Madre mia que niño…¿sabes que?
– ¿El que?
– Pues que yo me voy a levantar, voy a desayunar y me voy a ir de compras.
– ¿Qué si, eso vas a hacer?
– Si.
– ¿Qué si?
– Si.
– Bueno ahora me visto…

Cosas de la vida

Es curioso, que cuando menos te lo esperas… PUM, te ocurre algo que cambia tu vida. No es mi caso, pero poco ha faltado, podría haber pasado de ser un tranquilo estudiante de universidad, a ser un asesino…casi en serie! Os pongo en situación. Granada, Jueves 14 de Enero, la hora no sabría concretarla, pero sobre las 19:00, una tarde/noche lluviosa y un frío que pelaba, para colmo, vivo en un piso de estudiantes que daba la casualidad de que ese dia, estaba lleno de gente…sin saberlo iban a ser testigos de mi intento de asesinato… – ¡Déjate de pamplinas y cuenta ya a quien mataste!. – ¡Voy vooooooy…!

Ya resueltas las dudas de, “¿cuándo?” y “¿dónde?”, vamos con el ansiado “¿qué?”, el “¿porqué? me lo reservo y  dejo que lo meditéis.

A una de mis compañeras, se le ocurre la brillante idea de decirme desde el baño, ¿por qué precisamente en el baño?:  – ¡Asómate un momento a la ventana de la cocinaa! Como diría Matías Prats hijo, ¿pero esto que ees?, ¡este porqué es aún más extraño!

Como buen compañero que soy, acepto su proposición y me acerco tranquilamente a la cocina. Cuando llego, no pude evitar maravillarme, recrearme contemplando su belleza, por un momento se me olvidaron las guerras, los negrito pasando hambre y de la idea mi amiga, que estaba ya chillando por la ventana del baño. Vuelvo al mundo de los vivos y prosigo mi camino hacia la ventana, cuando de repente….¡¡casi piso una hormigaa!!…uff, que poco ha faltado, ¡me podría haber convertido en un asesinooo!, así que aliviado seguí hacia delante.

Llego hasta la gran ventana de aluminio y cristal de este con mijititas…quiero decir, este en el que no puedes ver lo que pasa al otro lado, en todo caso, solo intuir, que en el caso de la cocina…no hay mucho que pensar, a menos que tengas un matadero de humanos y si te interese el cristal con mijititas, no vaya a ser que los vecinos te tomen por loco.

Mi intención es abrir la ventana tal y como mi amiga dijo, estoy preparado para ello, tengo las ganas y la cabeza. Coloco mi mano derecha en el cristal en relieve y mi mano izquierda en el tirador. Acciono el mecanismo de apertura y aprovechando el relieve consigo un agarre óptimo para lograr desplazar la hoja de la ventana hacia la derecha. Pero ni mijititas, ni mecanismo, ni nada…la ventana no se abría.

Intento el mismo procedimiento una y otra vez, hasta que ese movimiento que al principio era dinámico, acompasado, yo diría que hasta bello, se convierte en una sucesión de golpes nada bonitos y sin ritmo. Las leyes de la  física y sus famosas fórmulas del equilibrio, se me olvidaron por unos instantes, si hubiera estado Albert Einstein en el “momento ventana” seguro me hubiera dicho: ¡Amo ve chiquillooo!, si quiere abrí la puerta, empújala pa el laaao, no pa fueraa!

Esos instantes se convirtieron en mi batalla personal contra la ventana…hasta que al fin…gané… Si, gané. Mis manos pasaron de aporrear una superficie sólida a aporrear un volumen en estado gaseoso…Maquiavelo hubiera estado orgulloso de mi proeza, el fin lo logré, ver a mi amiga asomada a la ventana del cuarto de baño…pero su rostro no expresaba ni felicidad, ni alegría….si no pánico…No quería mirar, así que retrocedí unos pasos y esperé pacientemente el desenlace…, pero…¿qué pasaba?, se estaba retrasando…1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 segundos?, de nuevo Matias Prats, ¿¡PERO ESTO QUE EEES?!, hasta que al fin…llegó.

Como habéis imaginado, logré el fin, conseguí deshacerme de esa superficie plana que me impedía ver a mi amiga, pero los medios…creo que ni para Maquiavelo hubieran sido justificables. Efectivamente, ayer mismo creé una nueva disciplina olímpica: lanzamiento de ventana, mi marca de 5 pisos va ser difícil de batir. Por suerte y tal y como describo al principio de la historia, no me convertí en asesino de milagro. Con todo mi corazón, di gracias al cielo, llovía, lo que me aseguraba que no hubiera nadie abajo para comer aluminio con cristales para merendar.

Los instantes siguientes, fueron de caos mental, reaccioné y tras escuchar los inmediatos cuchicheos de las vecinas, bajé a casa de la vecina del patio. No sé porque, pero “vecina del patio”, me suena a señora muy mayor y viuda, efectivamente no me equivoqué. Creo que si le dijeran que solo puede hacer un movimiento antes de quedarse postrada para siempre en una cama, hubiera sido darme un collejón. Reprimió sus ganas de golpearme y yo como buen vecino, le recogí todos los cristales. Al volver al interior de la casa me dispongo a cerrar su ventana a esto que la mujer dice:

– No hijo….déjalo déjalo….ya la cierro yo….

¡Jodeeer, que solo he caído una ventana!, de momento te cuelgan el San Benito…

Al dia siguiente, suena el timbre de la puerta a una hora bastante sospechosa, a la hora de comer. Abro y veo a una mujer mayor con bata y babuchas que me dice: 

– Mira hijo, tu eres el de la ventana, ¿no?

Y digo yo, -Mmmm….Se puede decir que sí.

 – Mira, es que al caer la ventana rompió mis cuerdas de tender…

Se ve que el lanzamiento no fue del todo bueno, porque la señora, vive en la otra parte del patio, así que de nuevo, como buen vecino, compré un rollo de cuerda de tender para colocársela personalmente.